Es una organización que ha surgido sobre todo como respuesta a una serie de problemas que están ocurriendo en el momento actual como son las restricciones y prohibiciones a la escalada y varios problemas de convivencia. Por ello es necesario que los escaladores se alcen con una sola voz para poder mediar como se ha dicho antes y facilitar la práctica de este deporte en los parajes que están sufriendo las restricciones por parte de las autoridades. Tienen un ámbito de actuación en la zona centro del país donde están sufriendo los mayores problemas para la práctica de la escalada.
Su labor y su trabajo están apoyados por diferentes federaciones de escalada como la madrileña y la manchega ya que comparten muchos puntos de encuentro entre ambos. Organizaciones como estas existen ya en países más avanzados en este sentido como Estados Unidos, con resultados muy positivos tanto para escaladores como para la administración ambiental.


La concienciación de la administración

La verdad es que en la zona centro de la península se encuentran verdaderas jotas de la escalada y el alpinismo. El montañismo de por si cuenta con una afición notable, pero las autoridades administrativas no han tomado conciencia de ello y no han promovido el deporte de la escalada y el montañismo en su justa mediada.

Así en otras zonas como el Cantábrico o los Pirineos el deporte y las vías abiertas cuentan con una más que notable promoción.

Ya nos han enseñado el camino a recorrer, ahora solo falta que la asociación y la escalada hasta lograr estos intereses comunes con la administración, tanto central como autonómica para hacer de este deporte de la alpinismo todo un motor social y económico en la zona centro del pais.

Un breve repaso a las actuaciones iniciadas

En estos momentos se encuentran trabajando con varios frentes abiertos. El primero de ellos se trata de intentar regularizar la prohibición en el barranco del fin del mundo llegando a acuerdos con la propiedad. Además en Cuenca están teniendo conversaciones con el ayuntamiento y con la federación para instalar unos carteles y explicar el uso adecuado de los parkings concretos de cada zona para evitar problemas de convivencia. En la Pedriza se está llevando a cabo un censo de los usuarios de la misma, tanto globalmente como por sectores, y han presentado un proyecto para la recuperación/reequipamiento de la Muralla China.

También se está elaborando un estudio de impacto solicitado por las autoridades medioambientales para garantizar la continuidad sin problemas en Cadalso de los Vidrios. En éste último caso, tras un informe preliminar se ha conseguido instalar varias vías, tras la comprobación por parte de los técnicos del ministerio de que en esas zonas no existía el riesgo de que ninguna especie amenazada anidara.

El tema de las finanzas es delicado ya que el asesoramiento y la administración cuestan un dinero que los responsables no pueden asumir. Necesitan ayuda de todos los escaladores para que sus iniciativas tengan éxito. Ellos aseguran que ningún dinero del recogido mediante donaciones será destinado a ningún tipo de equipamiento.